El Reglamento Interno de la Secretaría de Estado en los Despachos de Recursos Naturales y Ambiente aprobado mediante el acuerdo número 1089-97, Título III, Capítulo I de las Funciones y Organización, Artículo 7 literalmente dice “Para el cumplimiento de las competencias establecidas en el artículo 6, la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente tendrá las siguientes funciones:

  • La administración y control de los recursos hídricos, incluyendo su medición y evaluación, lo relativo a derechos de aprovechamiento públicos o privados, el control de vertidos y demás actividades relacionadas con dichos recursos;
  • La protección y manejo de las cuencas hidrográficas y la ejecución y evaluación de programas con este fin, en coordinación con las municipalidades y demás autoridades relacionadas;
  • La formulación de políticas relacionadas con las fuentes nuevas y renovables de energía, incluyendo la eólica, solar, hidráulica, geotérmica, biomasa y mareomotriz y en su caso; el diseño o la ejecución de proyectos para su utilización, cuando no correspondan a otras entidades del Estado;
  • La conducción de estudios relacionados con la generación y transmisión de energía hidráulica, térmica o geotérmica;
  • La formulación y ejecución de políticas relacionadas con el petróleo y sus derivados;
  • La formulación y ejecución de planes y programas en materia de minas e hidrocarburos, incluyendo lo relativo a la investigación geológica, evaluación e inventario de estos recursos, así como lo concerniente a su exploración y explotación, de conformidad con la legislación sobre estas materias;
  • La formulación, coordinación y evaluación de políticas para la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente en general;
  • La conducción de estudios y formulación de normas para la declaración y administración de áreas naturales protegidas como partes del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, incluyendo parques nacionales, reservas de la biósfera u otras categorías de manejo de conformidad con las leyes;
  • La conducción de estudios para la protección y uso sostenible de la biodiversidad de conformidad con la legislación nacional y los convenios internacionales sobre la materia;
  • La expedición y administración de normas técnicas que orienten los procesos de utilización de los suelos, aguas y demás recursos naturales renovable, así
  • como las demás actividades que incidan en el ambiente, cuando esta competencia no esté atribuida expresamente a otras autoridades;
  • La coordinación de las actividades que corresponden a los organismos públicos, centralizados o descentralizados, con competencias en materia ambiental;
  • El fomento de la participación de la población en actividades ambientales y la coordinación de las entidades privadas que operan en este campo, de acuerdo con las leyes;
  • Los servicios de investigación y control de la contaminación ambiental en todas sus formas;
  • La elaboración y ejecución del Plan de Ordenamiento Territorial;
  • La organización y manejo del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental;
  • La emisión de dictámenes en materia ambiental, previos a la autorización por las autoridades competentes, de actividades y proyectos industriales, comerciales u otros similares, potencialmente contaminantes o degradantes, de conformidad con la ley;
  • La conducción de estudios para la preparación de normas técnicas ambientales,
  • La supervisión de aplicación de la legislación ambiental por los organismos públicos o privados, incluyendo los tratados o convenios internacionales de los que el Estado sea parte;
  • El cumplimiento de las demás atribuciones previstas en la Ley General del Ambiente y disposiciones legales complementarias;
  • Las actividades del Centro de Estudios y Control de Contaminantes, el cual le estará adscrito, de acuerdo con sus características y con los compromisos contraídos por el Gobierno de la República para su organización y operación.”